Animarse a intentarlo

Por Alicia Roig Alicia Roig

Comencé a cursar la Licenciatura en Educación a mediados de 2010. Mi meta era concretar un sueño que venía postergando desde hacía mucho tiempo por diversos motivos, de los buenos y de los no tan buenos. Me decidí por la modalidad virtual porque me permitía, además de ahorrar distancias y tiempo, organizarme de una manera muy distinta con el trabajo, la familia y la casa.

Cuando estaba rindiendo una de las últimas materias (PLEN) tuve la oportunidad de conversar con la docente Adriana Imperatore, quien me sugirió que tratara de mantenerme en contacto con la vida universitaria cuando me recibiera. Uno de los problemas de los estudiantes virtuales es la poca conexión que mantienen con la universidad, lo cual implica poca participación y presencia en los claustros. Adriana me facilitó datos que me sirvieron para mantenerme informada sobre congresos, jornadas, cursos, becas. Fue así que a mediados de 2013 recibí una información sobre becas en docencia e investigación que otorgaba el Dpto. de Ciencias Sociales. Como todavía me faltaba rendir el final de la última materia, podía postularme como estudiante y no como graduada. En ese momento volví a conectarme con Adriana, le conté sobre mis ganas de presentarme como becaria y le consulté sobre sus posibilidades de acompañarme en el proyecto. Lo bueno fue que ella, además de docente en la universidad, es directora de un proyecto de investigación y eso me permitió presentarme como postulante con su aval.

Afortunadamente gané la mencionada beca en el mes de julio del año pasado. Desde entonces, a lo largo de todo este trayecto, el trabajo me permitió unir mi experiencia como docente de Prácticas del lenguaje y Literatura con la formación adquirida en la Universidad Nacional de Quilmes en la Licenciatura en Educación (orientación Lengua y Literatura). Es decir que en este proyecto se articulan los conocimientos construidos en la universidad y los conocimientos y prácticas implementadas en la escuela secundaria sobre una zona aún no explorada del currículum de las asignaturas en las que doy clases. El proyecto trata sobre la incidencia del uso de las TIC en la mejora de las competencias lectoras y productoras de los alumnos del nivel medio de la provincia de Buenos Aires.

El hecho es que haber obtenido la beca me abrió otras puertas dentro de la Universidad. En septiembre de 2013 participé de las jornadas “Educación Comunica II”, organizadas por el Dpto. de Ciencias Sociales; y en junio de 2014,  de las “III Jornadas de Iniciación a la Investigación Interdisciplinaria en Ciencias Sociales”.

También desarrollé tareas de apoyo a la docencia junto a la profesora Adriana Imperatore en la modalidad virtual de la materia “Problemas de Enseñanza de la Lengua y la Literatura”, en el tercer período del año 2013, y actualmente en “Estrategias de Enseñanza de la Lengua y la Literatura”. Mi trabajo en el aula virtual es la primera experiencia de este tipo que se realiza en la modalidad y sería muy interesante que hubiera próximos becarios en estas y otras materias que pudieran tener este rol dentro del espacio virtual.

Si alguien me hubiera vaticinado, allá por julio de 2010, que en tres años estaría trabajando en la Universidad, sinceramente me habría parecido un delirio. Mi sensación era que, si ya de por sí es difícil abrirse un camino dentro del ámbito académico, más difícil todavía sería insertarse en él desde la virtualidad. Sin embargo, acá estoy, viviendo una experiencia que vale la pena y a partir de la que aprendí y aprendo día a día muchas cosas. Las aprendí como alumna, las aprendo como docente y también como investigadora.

Me parece que la mejor manera de apropiarse de espacios de reflexión, de participación y de discernimiento es empezar por sentir que se puede ser parte de ellos, y creo que son tiempos propicios, de vientos favorables para tales propósitos. La clave está en preguntar, averiguar, indagar, curiosear, buscar respuestas en los docentes y darle para adelante. Hay un montón de cosas que se pueden hacer en el ámbito universitario y lo que uno tiene que pensar es que los espacios están ahí,  solo que hay que ir por ellos. Lo importante es no quedarse. La cuestión es animarse a intentarlo. punto final_it8x12


Alicia Roig

Alicia Roig es graduada reciente de la carrera de Educación de la Universidad Virtual de Quilmes (UVQ), con especialización en Lengua y Literatura. En 2013 obtuvo una beca en “Formación en Docencia e Investigación” del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). Además, Alicia se desempeña como profesora de Literatura y Prácticas del Lenguaje en el nivel secundario.

Otro sitio más de Sitios de Webs @ UNQ